• @TorosDeTijuana

COLUMNAS

  • #SomosToros
    Armando Esquivel
    • Lunes 25 de Septiembre del 2017 3:46 PM

#SomosToros
Por Armando Esquivel

Fuimos familia

En 1979, una de las melodías más populares en Estados Unidos se llamó “We Are Family” a cargo de la agrupación femenina Sister Sledge, que estaba conformada por cuatro hermanas y que hicieron de la afamada canción el himno de los Piratas de Pittsburgh.
Así lo recuerda Mike Easler, quien en 2017 se desempeñó como coach auxiliar de bateo con Toros de Tijuana, pero que en aquel ya lejano 1979 consiguió coronarse campeón de la Serie Mundial, al superar en siete juegos a los favoritos Orioles de Baltimore, luego de ir abajo tres juegos a uno en la instancia por el cetro.
“Fueron muchas cosas que se juntaron y que me hicieron recordar del equipo de 1979 cuando jugué con los Piratas de Pittsburgh y ganamos el campeonato; jugamos como una familia en 1979 y también ahora en este 2017”, recordó.
Easler jugó 16 temporadas en Grandes Ligas, ya que debutó el año en que yo nací (1973) y terminó su carrera en 1987, ya que dejó su huella con los colores de Astros de Houston, Serafines de California, Piratas de Pittsburgh, Medias Rojas de Boston, Filis de Filadelfia y Yankees de Nueva York.
Aunque sus años más exitosos en lo deportivo fueron en 1979 al conseguir su único anillo de Serie Mundial y en 1981 cuando participó en el Juego de Estrellas en la selección de la Liga Nacional que tuvo como abridor a Fernando Valenzuela, a Mike Easler se le recuerda mucho con los “Bombarderos del Bronx”, donde se convirtió en un personaje de culto y así se ha mantenido hasta ahora.
Easler fue uno de los pocos jugadores que jugó con Medias Rojas y con Yankees, luego de que fuera cambiado del “Monstruo Verde” a la novena de los “mulos” por Don Baylor.
Regresando al campeonato de Toros de Tijuana, el zurdo que disparó 118 cuadrangulares en su carrera como ligamamayorista coincidió con la gran mayoría de los peloteros, al decirme que la clave de este primer título del conjunto tijuanense fue que se logró conjuntar un grupo muy unido y que jugaba como equipo.
Easler me aseguró que todos los jugadores se caían muy bien entre sí y que no había grupitos dentro del equipo y no sólo en el terreno de juego, ya que me aseguró que convivían de gran forma tanto en los hoteles, como en el avión, el camión o en cualquier lugar en el que se encontrarán.
Para ganar en este nivel hay que jugar como familia y con un gran ambiente y eso no lo digo yo, me lo dijo Easler, quien fue nombrado el “Hit Man” cuando llegó a los Yankees de Nueva York en 1986, mucho antes que Don Mattingly, a quien luego también le pusieron ese mismo apodo en el Bronx.
“Creo que la clave y lo más importante fue que todos jugaron unidos, trabajaron juntos y se respaldaban unos a otros; cuando uno de ellos no conectaba hit, el que lo seguía lo hacía, alguien no lo hacía bien saliendo del bullpen, el que venía detrás de él arreglaba las cosas; todos tuvieron siempre una actitud positiva y equipos con buena actitud llegan muy lejos en el beisbol”, aseguró.

Además de su valía en el terreno de juego, algo que hizo muy popular a Easler en su par de años en la “Gran Manzana” fue su trato a la prensa, ya que siempre estuvo dispuesto a hablar con ellos sin importar si se ganaba o se perdía, dicen que Easler se comportaba igual si se había ido en banco o con cuatro hits.
Ahora de 66 años, el nativo de Cleveland, Ohio, sigue siendo aquel.

Nos vemos en la parte alta del estadio Gasmart SDQ
Goodbye Horses…!!


Comentarios: aesquivel@torosdetijuana.com
Twitter: @paupa11

Licenciado en Derecho por la UABC. Reportero de El Sol de Tijuana y ESTO. Editor de Deportes de los diarios FRONTERA Tijuana, FRONTERA, Ensenada, FRONTERA San Diego y LA CRÓNICA de Mexicali. Acreditado por Padres de San Diego para los juegos de temporada regular y Clásico Mundial de Beisbol. Acreditado por Potros de Tijuana y Toros de Tijuana en la Liga Mexicana de Beisbol.

Armando Esquivel COLUMNA: #SomosToros